Conociendo a Dios: Introducción

Image for post
Image for post

“Casi toda la suma de nuestra sabiduría, que de veras se deba tener por verdadera y sólida sabiduría, consiste en dos puntos: a saber, en el conocimiento que el hombre debe tener de Dios, y en el conocimiento que debe tener de sí mismo.”

¿Cómo se conoce a Dios?

Ahora bien, la pregunta que surge es: ¿Cómo puede alguien conocer de veras a Dios y conocerse a sí mismo? Y la respuesta a la primera parte de esa pregunta es el asunto de esta corta serie de artículos: cómo, según la Biblia, se puede conocer a Dios. Se expondrán entonces cinco principios bíblicos para obtener un conocimiento verdadero de Dios.

Después de todo, la vida eterna consiste en una sola cosa central: conocer a Dios (Jn. 17:3). Pero si el conocimiento de Dios es tan esencial para la vida del creyente, se hará muy bien en volver la atención a las Escrituras para ver lo que estas tienen que decir sobre cómo conocer a Dios.

Por eso, el requisito por excelencia que estos principios deben cumplir es que sean bíblicos, es decir, que se puedan encontrar claramente revelados en las Escrituras. Por tanto, en algunos tramos de esta serie se encontrarán citas bíblicas largas que respaldan u originan la convicción de que son principios bíblicos.

Los principios en esta serie

Aunque se pueden enumerar muchos más principios bíblicos para conocer a Dios, es mi convicción que los presentados en esta serie son esenciales.

El primero de ellos es la regeneración, sin la cual una persona no puede tener siquiera una pizca de conocimiento de Dios, pues naturalmente todo ser humano está inhabilitado a causa del pecado para comprender o desear las cosas espirituales. Es necesario entonces que el Espíritu Santo dé vida espiritual a una persona para que esta pueda comprender y apreciar la gloria de Dios en la faz de Cristo.

El segundo principio bíblico para conocer a Dios es el discipulado. Si una persona no recibe instrucción constante de otro creyente más maduro, nunca podrá crecer en la gracia y el conocimiento de Jesucristo. Es necesario que todo creyente sea un aprendiz, o discípulo, de otros creyentes, para que el propósito de Dios de ser conocido sea cumplido.

En tercer lugar se puede mencionar la oración. Por medio de esta acción de conversar con Dios, el creyente puede tener verdadera comunión con Dios, la cual es necesaria para conocerle verdaderamente. A través de la oración, el creyente tiene la oportunidad sin igual de reaprender las verdades sobre Dios que le son recordadas por el Espíritu Santo al momento de comunicarse con el Señor.

La iluminación del Espíritu Santo al momento de leer y estudiar las Escrituras es otro aspecto o principio esencial para todo aquel que quiera conocer al Señor. Es mediante esta asistencia del Espíritu a los hijos de Dios que éstos pueden acceder al conocimiento del Señor y comprender las verdades reveladas en las Escrituras. Hay verdades que sólo pueden ser esclarecidas mediante la labor del Espíritu Santo en la vida de una persona.

Por último, un principio fundamental para el conocimiento de Dios entre su pueblo es que haya personas dedicadas a la preparación teológica formal. Es necesario que los que exponen la Biblia sean preparados para que los santos tengan acceso a un conocimiento cabal de Dios expresado desde los púlpitos.

De estos cinco principios bíblicos, cuatro de ellos son para todos los creyentes y el último, aunque sirve a todos los creyentes en su perfeccionamiento espiritual, es especialmente para aquellos que el Señor quiera llamar a la labor específica de enseñanza y pastoreo en la iglesia.

Espero puedas acompañarme en esta serie.

Me he mudado a diegoportillo.org

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store