El Internet no sustituye a la Iglesia Local

El internet es un recurso maravilloso para la edificación de nuestras vidas.

De hecho, ha sido gracias al internet que yo he conocido, y estoy conociendo cada vez más, acerca de las maravillosas doctrinas de la gracia, libros de sana doctrina, predicadores serios como John Piper, John MacArthur y Miguel Núñez, además de blogs con recursos muy edificantes como la Coalición por el Evangelio, Desiring God, 9 Marks, etc. Dios lo ha usado como un medio para bendecir mi vida en gran manera.

Sin embargo, el internet puede convertirse en una espada de doble filo en cuanto a nuestra relación con la iglesia local, es decir, podemos caer en la trampa de creer que somos cristianos sanos sólo por escuchar sermones expositivos y alabanzas centradas en el evangelio en el internet.

También es probable que haya personas que crean que no necesitan congregarse en una iglesia local. Después de todo, “los hermanos en la iglesia solo nos dan problemas y dolores de cabeza; es mejor edificar mi vida en la paz y tranquilidad de mi hogar que en compañía de gente tan imperfecta como los que se congregan en las iglesias”, podría decir alguien. Este modo de pensar es muy común entre los cristianos en nuestros días.

Ahora bien, el hecho de que algo sea común no significa que sea correcto, y esta manera de entender el cristianismo no es adecuada ni bíblica. La Escritura no nos habla de individuos separados; nos habla de un pueblo, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Las cartas del apóstol Pablo fueron escritas a iglesias. Las cartas que se conocen como Pastorales (1 y 2 Timoteo y Tito) fueron enviadas para instruirlos a ellos como pastores a fin de que sus respectivas iglesias tuviera un mejor funcionamiento.

La carta a Filemón, que trata la petición de Pablo de que Filemón recibiera a Onésimo, incluye un saludo a la iglesia que se reúne en tu casa (v. 2). Así podemos ver cómo la Escritura habla de iglesias, grupos de personas, no individuos que no quieren ninguna relación con otros.

El salmo 133:1 dice que es bueno y agradable que los hermanos convivan en armonía; la carta a los Efesios dice que los cristianos somos miembros de la familia de Dios (v. 2:19), y que debemos esforzarnos por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz (4:3); Hebreos 10:25 nos exhorta: No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros.

Viendo cuán importante es la comunión unos con otros, debemos reflexionar si hemos descuidado de alguna manera nuestro llamado a no dejar de congregarnos.

Es importante que nos reunamos regularmente con otros hermanos para animarnos, cantar al Señor, orar juntos, y ser edificados a través de la predicación de Su Palabra.

¡De ninguna manera el internet sustituye a la iglesia local!

*Citas de la NVI

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store