La Gloria de Dios en la Enseñanza de su Palabra

Image for post
Image for post

Me postraré hacia tu santo templo, y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas. (Salmos 138:2)

Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos. (Salmos 119:89)

¿Cuál es tu concepto de la Palabra de Dios?

Esta es una de las preguntas más importantes que sin duda podemos enfrentar como creyentes. Muchas personas, al oír hablar del momento de la enseñanza o predicación de la Palabra, reaccionan de manera negativa, afirmando que la exposición de las Escrituras es algo aburrido y hasta infructuoso. Otros círculos cristianos han reemplazado definitivamente la predicación y estudio de las Escrituras por mensajes que animan a las personas a buscar lo mejor de sí mismas.

1. Dios quiere que le conozcamos

El Señor se ha dado a conocer a los seres humanos a pesar que éstos le han vuelto la espalda. Desde que Adán y Eva cayeron en desobediencia, el Señor prometió que un día serían salvados por medio de Uno que vendría a dar un golpe mortal a la serpiente (Gn. 3:15) y de esta manera, la muerte a la que fueron sometidos a causa del pecado sería revertida y tendrían vida eterna. Este es conocido por muchos como el “protoevangelio”, o el primer anuncio del evangelio registrado en la historia humana.

2. Conocemos a Dios por medio de la Biblia

Al entender que la voluntad del Señor es que le conozcamos, la pregunta que surge en nuestra mente es ¿Cómo puedo conocer al Señor? Y muchos han intentado responder a esta pregunta. Algunos dicen que para conocer al Señor simplemente debemos dejar que él nos hable y se nos revele de manera sobrenatural; debemos ayunar y luchar espiritualmente para que el Señor se manifieste de manera tal que no nos queden dudas de haber visto su gloria o escuchado su voz. Pero eso no es lo que las Escrituras enseñan.

3. Dios es glorificado cuando le conocemos por medio de la Biblia

Tal vez no lo hayamos pensado nunca así, pero cuando venimos y abrimos nuestras Biblias para escuchar la Palabra de Dios predicada, estamos delante del Señor. Y lo menos que podemos hacer es tener la debida reverencia; éste es un momento solemne en el cual el Señor glorifica su nombre por medio de revelar su voluntad para nosotros y nosotros respondemos en obediencia.

Conclusión

Sin duda alguna, el Señor glorifica su nombre cuando su Palabra es predicada, ya que ella da testimonio fidedigno de quién es él y cuál es su voluntad para su pueblo. Si la Palabra de Dios ha sido exaltada al mismo nivel de su nombre, entonces cada vez que la escuchamos con atención y respondemos a ella en obediencia, estamos escuchando con atención y respondiendo a la voz del Señor.

Written by

Me he mudado a vidateocentrica.com

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store