Image for post
Image for post
freepik.es

Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven. Romanos 14:7–9

En estos tres versículos, Pablo establece el patrón bíblico para una vida centrada en y guiada por el evangelio, y ese principio es que “no somos nuestros, sino que pertenecemos, en cuerpo y alma, tanto en la vida como en la muerte, a Dios y a nuestro Salvador Cristo Jesús.”[i]

Podemos identificar un principio general y un motivo en estos versículos. El principio es que pertenecemos al Señor completamente; esto es muy importante en nuestra vida, pues nos ayuda a entender la manera en que deberíamos vivir. El motivo es que Cristo Jesús murió por nosotros. Poniéndolos juntos, sería así: “Ya que Cristo murió por mí, yo viviré para Él.”

El Dr. Tim Keller, en su comentario a la primera pregunta del New City Catechism, destaca por lo menos tres principios específicos que el pertenecer completamente a Dios y no a nosotros mismos involucra.

Ahora puedes leerlo completo en mi nuevo blog: https://vidateocentrica.com/somos-del-senor/

Me he mudado a vidateocentrica.com

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store