Constantemente vemos en los medios de comunicación a personas que hacen actos heroicos. Por ejemplo, personas ricas que construyen casas para los que no tienen una, organizaciones de jóvenes que salen a repartir comida en las calles, y personas normales que dan de lo poco que tienen para ayudar a su prójimo. Todo eso es excelente; habla de que aun en este mundo caído quedan vestigios de bondad.

Además, las películas nos muestran héroes que salvan a las personas buenas con actos espectaculares. Es tan agradable ver al héroe aparecer en el momento en que los cellos incrementan su intensidad para transmitirnos suspenso. Todos hemos pensado en que es injusto que la víctima, siendo una persona buena, tenga que sufrir; la única esperanza es que el héroe finalmente aparecerá para derrotar villano y salvar a la persona que injustamente está sufriendo.

Cuando pienso en eso, no puedo dejar de recordar la primera vez que descubrí que la historia de redención es totalmente lo opuesto. Como dijo alguien, el evangelio es la única historia en la que el héroe salva al villano.

Romanos 5:6-8 dice:

A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. Difícilmente habrá quien muera por un justo, aunque tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.

¿No es curioso que las personas por las que Cristo murió se les describa como incapaces de salvarse, malvados, y que se les contraste con las personas buenas por las que tal vez alguien se atrevería a morir? Ésos éramos nosotros. No somos las personas buenas que injustamente sufren a manos de un villano. Somos los que han roto la ley del Creador y Juez. Somos los que no han tomado en cuenta a Dios, aun habiéndole conocido (Ro 1:21). Somos los que merecen todo el peso de la ley del Justo Juez.

Esa es la gran diferencia entre el Héroe del evangelio y los héroes seculares. El Héroe del evangelio no murió par salvar a personas buenas que injustamente estaban sufriendo. El Héroe del evangelio entregó su vida para salvar a los que justamente eran hijos de ira por haber hecho lo malo delante del Juez y Creador.

¡Gloria a Cristo, nuestro Héroe Inusual!

Written by

Me he mudado a vidateocentrica.com

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store